El Árbol Rojo

Un poco de esto y un poco de aquello.

Archivar para el mes “julio, 2014”

Los niños, siempre los niños.

Ayer estaba mirando ropa en una tienda y una de las dependientas, señora de mediana edad, salió a la puerta a echarle la bronca a un chaval de unos 16 años, que estaba en pleno calle vestido de esta guisa:

image

Yo no sé si es que el mozo había perdido una apuesta o estaba de despedida de soltero (porque iba acompañado de otros chavales vestidos normales). La cuestión es que le cayó una bronca de aúpa. Principalmente, la señora le gritó: “Eso es obsceno. Y hay niños por la calle”. “Obsceno” y “niños”, la combinación mortal.
  Al principio pensé: “tiene usted razón, señora. Qué vergüenza”. Y en menos de 2 minutos me di cuenta de mi hipocresía. ¿Obsceno? ¿En serio? A ver, ridículo, sí. Pero oiga, que el chaval no iba desnudo (y si hubiera ido desnudo, habría que debatir hasta qué punto eso es “obsceno”). La cuestión es que si en vez de estar en una calle cerca del centro estuviéramos en la playa, lo único que se le podría decir es que menudo mal gusto (aunque  bonito culo, por cierto). Iba haciendo el ridículo, pero de ahí a la obscenidad hay una tirada.
  Y luego, los niños. Siempre los niños. Como si los niños no vieran tangas y topless en la playa. Como si hubiera que protegerlos del cuerpo de los adultos. No vaya a ser que los tiernos infantes descubran que los niños tienen pene y las niñas vagina.

  Moraleja: no saquéis a los niños de casa, que está el mundo lleno de obscenidades. Y además, eso de llevar los huevos apretados y un trozo de tela metido por el culo debe de ser muy incómodo.

Epicidad musical

  Yo soy de esa gente que lee con música. Tengo una pequeña lista de reproducción con temas instrumentales que me dio buen resultado una temporada, pero ahora mismo estoy a tope leyendo cómics de superhéroes (me he suscrito a Marvel Unlimited) y necesitaba una selección de música épica para ambientarlos como se debe.
  Rebuscando en Playlists.net, encontré esta joya de lista para Spotify:

  Hay alguna canción ahí que no es épica, pero en general me gustaría ponerle un monumento al usuario responsable de esta recopilación. Os aseguro que se disfruta la lectura mucho más.

  Y ya que estamos hablando de música y de Marvel Unlimited, aprovecharé para comentaros qué me está pareciendo el servicio, por si alguno estáis interesados en probar. Se trata de una inmensa “biblioteca” de cómics de Marvel que abarca desde los años ’60 hasta la actualidad, excepto los cómics que salieron al mercado hace menos de 6 meses. Esto significa que van añadiendo cómics nuevos cada semana, siempre y cuando se cumplan 6 meses desde su publicación. Por lo demás, tarifa plana de lectura. Y puedes tener hasta 12 cómics descargados a la vez para leerlos offline.
  Suena bien, ¿verdad? Está muy bien, de hecho, con la única pega de que la app para Android Unlimited funciona más o menos de bien como la web de Renfe. Eso es MUY frustrante. Pero por el equivalente a 6 dólares al mes merece mucho la pena. Yo leo los cómics en una tablet de 7 pulgadas y, salvo cuando es una doble splash page, que hay que girar la pantalla y hacer zoom, se ven estupendamente. Y con las guías de lectura que circulan por internet y la enorme variedad del Universo Marvel, raro sería que no encontrarais nada que os gustase.
  Y volviendo al tema de la música, si os animáis a probar, en Marvel Unlimited hay 6 cómics del Capitán América con música y efectos de audio. Mola MUCHO. Ahí os lo dejo.

  Sin moverme del universo Marvel, pero cambiando a la parte cinematográfica, me estoy empezando a temer lo peor para el futuro de la saga de Avengers. Después de Avengers Assemble, en los últimos meses hemos “disfrutado” de “Iron Man 3”, “Thor: The Dark World” y “Captain America: The Winter Soldier”. Y pongo las comillas en “disfrutado” porque las 2 primeras fueron bastante terribles. Si las habéis visto, los vídeos que paso a compartir debajo resumen muy bien la magnitud de la catástrofe. Si no las habéis visto, #SPOILERALERT.

  En cuanto a “Captain America: The Winter Soldier”, la mayor parte de la película se salva. Aunque el final es bastante horroroso. Pero ocurre algo muy importante para el contexto general (y si sabéis a qué me refiero, “Marvel: Agents Of Shield” se entrelaza con ese suceso y profundiza un poco más en él).

  En resumen, no tengo muchas esperanzas en “Avengers: Age Of Ultron”, aunque aún voy a tener que esperar unos cuantos meses para saber si estoy equivocada. Y además no sale el Agente Coulson.

  Y que sepáis que mis compañeras de piso ya me están empezando a mirar raro.

Ni se os ocurra llamarme “Joven talla XL”

  Esta noticia me ha indignado en varios frentes:

Instagram censura una selfie en bikini de una joven talla XL por error.

  Lo primero de todo, como lo de “fuertecita” y “rellenita” al fin va desapareciendo, ahora han acuñado “joven talla XL”.  En el artículo dicen ” con sobrepeso”. Menos mal, porque llegan a colocarle lo de “obesa” y yo personalmente me transformo en Hulk. Los eufemismos me sacan de quicio porque “disfrazan” la realidad como si fuera una realidad vergonzante. Es una chica con sobrepeso. Punto. Lo mismo que podría ser una chica alta o baja, con mucho pecho o con poco. A las gordas los eufemismos no nos ayudan nada. Y ya sabéis que a mí me gusta llamarme “gorda” porque creo que hay que reclamar esa palabra como una cualidad física para que deje de ser un insulto.

  Siguiente punto: Instagram censurando unas fotos sí y otras no. Lo primero que me viene a la mente es la hipocresía de considerar las fotos en bikini adecuadas y las fotos en ropa interior inapropiadas. Me recuerda a mi madre, que no le gusta que yo la vea en ropa interior (tampoco es que sea una visión placentera para mí, mamá). La diferencia entre mi bikini y mi ropa interior es que mi bikini se seca antes. En lo que a centímetros cuadrados se refieren, tengo algunas bragas que tapan más que mi bikini. Si esto no es un ridículo tabú social, ya me diréis lo que es.

  Y por último está lo de que Instagram ha censurado a esta usuaria pero a otras no. Sin pretender defender a Instagram, el artículo ignora lo obvio: la foto fue eliminada porque fue reportada. Instagram, Facebook, etc. se esfuerzan en eliminar el contenido inapropiado de sus dominios, pero la vía más efectiva y probablemente más importante es que los usuarios “se quejen” de las fotos. Y esto es lo que me toca verdaderamente las gónadas: esa gente que ha decidido que esa gorda no merece tener sus autofotos en bikini/ropa interior en Instagram. Porque su cuerpo es más inapropiado que otros.

Es para mear y no echar gota.

Navegador de artículos